30 septiembre 2022

Finalmente " el hombre gato" se quedó "sin vidas"

Final del juicio: cadena perpetua para Gil Pereg. Tras una breve deliberación, el jurado popular de 12 mendocinos comunicó sus conclusiones tras una semana repleta de testigos y alegatos. Así se cerró el caso que sacudió a la provincia, el país y el mundo.

El juicio contra Nicolás Gil Pereg tuvo su veredicto final en la tarde de este miércoles, cuando un jurado popular integrado por 12 ciudadanos comunicó sus conclusiones en una sala del Polo Judicial de la Ciudad de Mendoza. Y la decisión representó un duro golpe para las esperanzas del acusado, porque implicó aplicarle la máxima pena del Código Penal: prisión perpetua.

Terminados los alegatos de cierre y escuchadas las últimas palabras del israelí, se pasó a la deliberación, que fue más breve que lo que algunos anticipaban. A las 16.36, un representante del tribunal comunicó que se había decidido declarar al imputado culpable respecto al homicidio agravado por el vínculo de su madre y culpable respecto al homicidio agravado por el uso de arma de fuego de su tía.

LILY PEREG Y PHYRIA SAROUSSY HABÍAN VENIDO A VISITAR A GILAD. LAS ENCONTRARON MUERTAS.

 

Atrás quedó una larga fila de especialistas en salud mental, vecinos y policías que se alternaron en el banquillo a lo largo de varias jornadas. Pasaron los alegatos del fiscal en jefe de Homicidios Fernando Guzzo y de su colega a cargo de la instrucción, Claudia Ríos. También transcurrió la intervención final de los defensores Maximiliano Legrand y Lautaro Brachetta. Fue "la hora de la verdad".

Con ese resultado, la sanción que dictó la jueza Laura Guajardo fue de cadena perpetua. Acotación aparte: el desempeño de la magistrada a lo largo del proceso merece destacarse, porque manejó con solvencia situaciones que podrían haberse salido de cauce.

Gilad Pereg estaba acusado por la muerte de su madre Phyria Saroussy y su tía Lily Pereg, asesinadas el sábado 12 de enero de 2019 por la mañana, dentro de un predio donde vivía el imputado, sobre la calle Roca de Guaymallén, justo frente al cementerio municipal.

Este miércoles, a diferencia de otras oportunidades, no hubo maullidos.

Más leídas
Más relacionadas