06 diciembre 2022

Acorralado por la falta de reservas, el Gobierno restringe más el acceso al dólar para importar

La AFIP dispuso cambios en el sistema de Capacidad Económica Financiera que perjudicaron también a empresas con saldo comercial positivo; el reclamo de la UIA.

 

El último pago al FMI dejó las reservas del Banco Central en su nivel más bajo en los últimos once años y ya no puede satisfacer la demanda de importadores. Como consecuencia, el Gobierno restringe aún más el cepo para accede a la divisa norteamericana que tienen un efecto contraproducente ya que terminan afectando la actividad del sector industrial.

La situación es seguida de cerca por la Unión Industrial Argentina (UIA) que ya planteó su reclamo al Gobierno y espera reunirse en los próximos días con las autoridades nacionales para tratar de suavizar el impacto en el sector. Según indican: todos los rubros tienen problemas y está paralizado casi todo el sistema de importaciones.

El torniquete se agravó el 26 de enero cuando el sistema de AFIP que utilizan las empresas para cuestiones vinculadas con el comercio exteiror se cayó completamente. Al restablecerse, muchos importadores comenzaron a notar que su Capacidad Económica Financiera (CEF) -cupo que el organismo recaudador les da para poder importar- se había reducido considerablemente.

El cambio se debió a que el ministerio de Producción identificó maniobras “sospechosas” de algunos importadores para hacerse de más divisas de las que le correspondían por lo que se cambió la formula con la cual se entregaban dólares para “limpiar” a este grupo. Sin embargo, en la maniobra también afectaron a muchos importadores que habían hecho bien las cosas y desde la UIA no tardaron en aparecer los reclamos.

El ​jueves de la semana pasada Daniel Funes de Rioja, titular de la Unión Industrial, le envió una carta a Mercedes Marcó del Pont, la número uno de la AFIP, alertándola sobre la situación.

“Si bien el CEF no es un requisito nuevo, el problema actualmente radica en que los montos asignados a las empresas afectadas por esta situación están por debajo de sus operaciones habituales y de acuerdo a los montos proyectados para 2022, lo que está empezando a generar inconvenientes en el arranque productivo del año”, sostuvo la nota.

Insólitamente la medida también afecta a empresas que tienen un saldo comercial positivo, osea, generan más dólares exportando que los que utilizan para importar insumos: “Somos parte de la solución. Exportamos más de lo que importamos; pero, por ahora, también somos parte del problema”, lamentó un empresario a La Nación.

La UIA no dará el brazo a torcer y asegura que “es necesario “repasar el mecanismo a partir del cual los contribuyentes afectados podrían tramitar la reconsideración de los montos para superar el bloqueo ya establecido, cuando la asignación no se corresponda con el volumen de operatoria previsto por las empresas para el año en curso”.

Más leídas
Más relacionadas