03 febrero 2023

El campo criticó a Fernández y pidió cambios en la política económica 

El Gobierno planteó la necesidad de aumentar las ventas al exterior sin generar más inflación en el mercado interno. Las entidades de la Mesa de Enlace y las cadenas sectoriales cuestionaron el mensaje presidencial.

El discurso de apertura de las sesiones ordinarias en el Congreso de la Nación que realizó ayer el presidente Alberto Fernández generó críticas y cuestionamientos por parte de la dirigencia rural y del sector productivo. Al dirigirse a la Asamblea Legislativa, el mandatario destacó la rebaja de retenciones que aplicó el Gobierno el año pasado para productos de economías regionales y se expresó en favor del proyecto de ley para el fomento de la agroindustria, que podría generar exportaciones por u$s100.000 millones y crear 700.000 nuevos puestos de trabajo.

Tras quedar inaugurado el año legislativo, una de las críticas más fuertes llegó desde el sector cooperativo, aquel que muchas veces intenta buscar puntos de encuentro ante tanto escenario de grieta. Carlos Iannizzotto, titular de Coninagro, aseguró que “el Presidente es un comentarista de la política”. “A la Argentina le sobran palabras y le falta trabajo y gestión. La voz de los que producen sigue sin estar representada y hasta que no escuche a quienes empujan el país, nada va a cambiar”, cuestionó.

Desde Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), también llovieron críticas, no tanto por los temas vinculados a la producción rural sino más bien por la descripción de la realidad que hace el Gobierno desde la mirada del Poder Ejecutivo. El titular de la entidad, Jorge Chemes, aseguró que “lo que escuchamos son expresiones de deseo, pero en ningún momento se explicó cómo vamos a llegar eso” y describió tener “la sensación de vivir en un país diferente al que está planteando Fernández” porque “la disociación entre la realidad y lo que percibe el gobierno es abismal”.

La necesidad de “desanclar” los precios del mercado interno de su vínculo con las exportaciones es la principal preocupación de quienes desde el Gobierno trabajan para evitar incrementos en la inflación de los alimentos y, al mismo tiempo, fomentar las exportaciones. No sólo es una preocupación, sino que además es la razón de ciertos cortocircuitos entre quienes deben definir políticas en rubros donde la sensibilidad está a flor de piel, como por ejemplo la carne y las harinas.

El avance del Gobierno en la implementación de un fideicomiso en trigo y maíz es lo que más inquieta a todos los actores de la cadena agroindustrial. De hecho, las cuatro cadenas productivas más importantes del país (ACSOJA, ARGENTRIGO, MAIZAR y ASAGIR) cuestionaron el mecanismo privado que subsidiaría al mercado interno, por la distorsión de precios que genera y por ser un estímulo negativo para la producción de materias primas. Sin embargo, según Fernández, “no se trata de exportar a costa del mercado interno; se trata de exportar para mejorar la vida de los argentinos”.

Esa fue la frase más polémica del Presidente, según el campo. Sobre este punto, Nicolás Pino, titular de la Sociedad Rural Argentina, aseguró a Ámbito: “Desde la Rural, coincidimos en que la inflación es el mayor flagelo de nuestro país, por eso venimos reclamando que el gobierno trabaje de forma integral para eliminarla dejando de lado las políticas intervencionistas en la producción de alimentos que sólo agravan este flagelo porque generan menos oferta”.

Según Pino, hay coincidencias en cuanto a la idea de crecer vía exportaciones, pero es contradictorio que se tomen medidas que van en el sentido opuesto. Sólo hace falta mirar la intervención de los mercados de granos y carnes hoy: si quiere más exportaciones, que nos deje exportar”.

Más allá de las críticas, Fernández advirtió que el campo es “fundamental para el desarrollo regional y las exportaciones” y que el sector “tuvo un muy buen 2021″. El primer mandatario hizo especial hincapié en los récords productivos logrados en maíz, trigo y cebada pero, además, remarcó que a nivel industrial el sector de la maquinaria agrícola “tuvo un repunte extraordinario”.

Mientas la mirada del Gobierno hacia el campo es la de un sector que tuvo y tiene un buen desempeño económico, en el agro los reclamos están a la orden del día y reclaman que se combatan las verdaderas causas de la inflación y se evite la intervención de los mercados. Hay coincidencia en lograr el objetivo supremo, que sería incrementar las exportaciones (determinantes para cumplir con los compromisos que tiene la Argentina de cara al futuro), pero cuesta hallar puntos de encuentro en la forma de lograrlo.

Más leídas
Más relacionadas