10 diciembre 2022

Qué pasa entre Alberto Fernández y CFK

El rumor de quiebre definitivo es cada vez más fuerte, tuvo que salir el propio Presidente a decir que no hará nada que perjudique al FDT porque hay que aprender a vivir con las diferencias.

"Cuando sos oposición es más fácil cascotear y cuando sos periodista, también. Pero gestionar y gobernar es un desafío que estamos llevando adelante con bastante entereza: es un gobierno que llegó con una crisis económica profundísima, con un deuda externa extraordinaria, después vino la pandemia...".

Las palabras son de Gabriela Cerruti, quien ejerce como vocera del Gobierno nacional pero que, en realidad, también es cercana a Cristina Fernández de Kirchner y, por ello, su voz ante una crisis del Frente de Todos parece ser clave porque tiene, en realidad, una "pata" tanto desde el lado de Alberto Fernández como de su vicepresidenta.

¿Qué es lo que pasa? Desde ayer, lunes, el rumor corrió por los pasillos: Cristina estaría lista para enviar una carta anunciando el fin del Frente de Todos, ese frente electoralista que armaron con gran base del Frente para la Victoria histórico que llevó a la Rosada tanto a su marido, Néstor Kirchner, como a ella misma.

Las diferencias con el actual presidente siempre existieron pero las fricciones son cada vez más fuertes y el posicionamiento de Máximo Kirchner ante el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) logrado por el ministro de Economía Martín Guzmán y el propio Fernández fue una carta fuerte. El hijo de Cristina renunció como presidente de bloque en Diputados porque está en contra de ese pacto. Y las fotos entre el presidente y su vice termina siendo lo más buscado (y analizado) por el periodismo político y consultores de todo tipo.

En diálogo con Jorge Rial para su programa en Radio 10, Cerruti se esforzó por destacar los logros del gobierno y la importancia que tuvo activar un país que se vio golpeado por los resultados de un Mauricio Macri al mando durante cuatro años y luego una pandemia que paralizó al mundo. Ante la consulta de si CFK y Alberto hablaron o "se siguen clavando vistos", la funcionaria se rió y dijo que no tenía la menor idea. "Lo que dije en la última conferencia de prensa y algunos periodistas, involuntariamente o no, trataron de tergiversar es que si hablan o no, si se llevan bien o mal, son debates de relaciones personales y uno no tiene que ser amigo para estar en un gobierno: uno tiene que tener acuerdos políticos y me parece que lo más importante es llegar a esos acuerdos".

"Está claro que hubo una diferencia política con respecto al acuerdo con el FMI y quedó expresado en cómo se votó en Diputados y el Senado" pero aclaró que si bien "podría haber ideas de profundizar más para este lado o para el otro" aún continúan vivos los acuerdos de "hacer que la gente viva bien" y que fueron los que llevaron a la alianza al poder.

Por su parte, Alberto Fernández hizo un fuerte llamado a la unidad dentro del Frente de Todos para "aprender a convivir con las diferencias" aunque aclaró que el presidente es él y por eso las decisiones las toma él.

"No esperen un solo gesto mío en contra de la unidad". "No voy a hacer nada para que esto se rompa". "No son diferencias terminales". Todas las frases cortas y contundentes fueron expresadas por el jefe del Estado en un momento donde se pone sobre la mesa cuál será el futuro del Frente de Todos. Más temprano, intelectuales y artistas vinculados al kirchnerismo dispararon un comunicado oficial en el que advirtieron que "la unidad no se mantiene porque se la nombre, se mantiene si continúan activas las políticas que le dieron origen".

Más leídas
Más relacionadas