29 septiembre 2022

A casi dos años de la fiesta en Olivos, Fabiola Yáñez le pidió perdón a los argentinos

La Primera Dama brindó una entrevista exclusiva para la revista Gente y entre sus declaraciones, se refirió a la fiesta clandestina que organizó por su cumpleaños en plena cuarentena estricta.

 

El escándalo que suscitó la fiesta clandestina en la Quinta de Olivos organizada el 14 de julio de 2020 por Fabiola Yañez persiste hasta el día de hoy y no fue sino casi un año después de que estallara la polémica que la Primera Dama decidió disculparse con los argentinos.

En una entrevista exclusiva que brindó para la Revista Gente, donde repasó su historia familiar y su carrera hasta el día de hoy, la esposa de Alberto Fernández se refirió a cuando celebró su cumpleaños 39 en la residencia presidencial durante el confinamiento por la pandemia de coronavirus.

“Ésta es la primera oportunidad que se me presenta para hacerlo, debo transmitirle a todos los argentinos y argentinas mi sincero pedido de disculpas y, por supuesto, mi gran arrepentimiento, ahora sí en primera persona, por lo ocurrido”, señaló.

Además, recordó que en ese momento se decidió que el Presidente y el equipo de Comunicación fueran quienes dieran las explicaciones. “De todas maneras pedir disculpas, para mi persona no era suficiente en ese momento, al contrario, me parecía muy poco. Entonces opté por ponerme como cualquier ciudadana a disposición de la Justicia desde el primer día”, sostuvo.

Y añadió: “Me parecía que era lo que la gente merecía, y aceptar mi entera responsabilidad sobre los hechos. Hoy estoy a la espera de lo que la Justicia considere que sea el pago por aquel tremendo error que cometimos. Aunque ni siquiera haya sido previsto con antelación, ni organizado”.

En otro tramo de la entrevista, brindó detalles sobre el rol que tiene como Primera Dama y explicó que en algunos casos, puede llegar a ser doloroso: “Es horrendo en lo que se convierten las personas en una época de elecciones, por citar un caso”, dice.

Las críticas que más le molestan son las maliciosas y sin sentido que “utilizan para invisibilizar el verdadero propósito de una acción que le puede cambiar la vida a una persona”. También las que llegan por ejemplo, por los atuendos que viste como Primera Dama. “Son banales, superficiales, maliciosas, y hablan más de los que las lanzan que de mí. Para el caso, yo no compro marcas extranjeras. Alguna vez recibí presentes como una pequeña cartera que me regaló Brigitte Macron (esposa del presidente de Francia). En el G20 las esposas de los mandatarios también recibimos una. Pero yo siempre busco promover diseñadores argentinos”.

Más leídas
Más relacionadas