22 abril 2024

Alberto decretó que el Estado cubra los costos de su custodia fuera del país

La norma se publicó en el Boletín Oficial y alcanza a todos los exmandatarios y a sus familiares directos, que hasta ahora solo tenían seguridad en el país; la obligación es vitalicia pero se podría derogar.

A horas de dejar su mandato, Alberto Fernández firmó un decreto asegurando la custodia permanente de los exmandatarios en todo el mundo de forma vitalicia.

Según el último Boletín Oficial publicado este sábado, el decreto establece: “la seguridad del señor Presidente de la Nación, del Vicepresidente de la Nación, de los Ex Mandatarios, y de sus familiares directos, como así también de la Casa de Gobierno, Residencia Presidencial de Olivos y otros lugares de residencia transitoria del señor Presidente de la Nación y de su familia”.

El artículo 14 de este nuevo decreto señala que los efectivos de la PFA asignados a la División Custodia Presidencial, División Custodia Vicepresidencial y Unidad Custodia Ex Mandatarios actuarán bajo control operacional de la Casa Militar, a través de la Agrupación Seguridad e Inteligencia.

Asimismo, el decreto señala que “en función de los términos que fija el artículo 14, en los casos de desplazamientos terrestres dentro y fuera del país, la custodia del Presidente de la Nación, del Vicepresidente de la Nación, de los Ex Mandatarios y sus familiares directos estará a cargo de la División Custodia Presidencial, de la División Custodia Vicepresidencial y de la Unidad Custodia Ex Mandatarios respectivamente”.

Esta nueva ordenanza coincide con los planes de Fernández de residir fuera del territorio argentino.

Según se informó, Alberto Fernández dejará la residencia de Olivos este sábado por la tarde, y luego de entregar el mando a Javier Milei el domingo se hospedará temporalmente en el departamento ubicado en Puerto Madero de José Albistur.

Igualmente, el futuro expresidente residirá allí solo una semana, ya que el 18 de diciembre planifica viajar hacia Italia.

Más leídas
Más relacionadas