06 diciembre 2022

“Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”

Pila, la ciudad bonaerense, de apenas 2500 habitantes era pura conmoción. En la tarde del domingo desapareció de la Iglesia la imagen de Jesús. La Policía trabajó intensamente, y ese trabajo rindió sus frutos.

Alivio en los pagos de Pila. Apareció la imagen de Jesús que había sido sustraído de la Iglesia “Sagrado Corazón de Jesús”, la parroquia del centro del distrito. Por supuesto, en un pueblo en el que rara vez se producen hechos delictivos, la noticia había sorprendido para mal a propios y extraños.

Por más seguro que sea el pueblo (Pila es de las ciudades más chicas de la Provincia, el censo 2001 arrojó que viven 2502 habitantes), no había lugar para el milagro: Jesús no se fue por sus propios medios, alguien se lo había llevado. Había que encontrarlo.

Y se encontró nomás. "La imagen fue encontrada en calle 1 entre 4 y 6, apoyada sobre un árbol cortado, donde se hicieron presentes efectivos de la Estación de Policía Comunal local, preservando la zona", informó esta mañana el medio local El Titular.

Minutos más tarde, arribaron peritos de la Policía Científica, con asiento en la localidad de General Belgrano, quienes efectuaron las pericias de rigor. El final fue feliz: el personal policial le hizo entrega de Jesús al cura párroco Claudio Munilla.

Tal como se informó ayer, la imagen en cuestión había sido robada el domingo entre las 12:45 y las 18:45 horas, cuando los delincuentes descolgaron al Jesucristo de la cruz de madera que se encuentra en el interior de la parroquia. Por suerte, tiempo pasado. Dios está en su lugar.

Más leídas
Más relacionadas